Site logo

Turismo: Los grandes grupos hoteleros españoles refuerzan su presencia en Marruecos

Barceló, Riu, Iberostar y Meliá… Varios grandes grupos hoteleros españoles están trabajando para reforzar su presencia en Marruecos para aprovechar el turismo que vive el país, que ha batido récords en 2023, escribe el diario español El País.

Los grandes hoteleros ibéricos han elegido Marruecos con el objetivo de ampliar sus actividades y aprovechar el boom turístico que vive el Reino, subraya El País en un artículo, precisando que estas cuatro empresas, que cuentan ya con 18 establecimientos hoteleros en Marruecos, cuentan continuar su expansión en este mercado.

Y con razón, Marruecos se presenta como un destino estable, tanto desde el punto de vista político como social en comparación con otros países de la región, se argumenta, explicando que durante los primeros 11 meses de 2023, el país recibió 13,2 millones de turistas. , superando las cifras registradas durante todo 2019, antes de la pandemia de Covid-19, cuando recibió 12,9 millones de viajeros.

Según medios españoles, estas cifras convierten a Marruecos en un mercado muy atractivo en términos de inversión, con un creciente potencial de crecimiento para las empresas hoteleras.

Barceló se encuentra entre estas empresas que apuestan fuerte por el Reino. El grupo mallorquín cuenta con ocho hoteles en seis ciudades marroquíes (Rabat, Casablanca, Marrakech, Tánger, Fez y Agadir) con más de 1.600 habitaciones y 1.200 empleos directos, y prevé poner en marcha nuevos hoteles, principalmente de 4 y 5 estrellas, añade Nosotros.

Según El País, la última operación data del pasado mes de octubre, cuando el grupo anunció una inversión de más de 80 millones de euros para la adquisición y renovación de dos hoteles de cinco estrellas en Casablanca y Rabat.

En cuanto a la cadena hotelera Riu, instalada en Marruecos desde 2002, cuenta con dos hoteles y un Palace en Agadir, otros dos establecimientos en Marrakech y un hotel en Taghazout, señala el diario español, destacando que estos seis hoteles son fruto de una sólida asociación que ha durado más de 20 años.

Por su parte, Iberostar, la cadena hotelera que actualmente gestiona tres hoteles en Marruecos, afirma haber registrado una evolución muy positiva.

«Vemos un potencial de crecimiento aún mayor gracias al aumento de la demanda, especialmente de los mercados europeos como el Reino Unido, Alemania y Francia», explican al periódico los responsables del grupo. Saludan también el firme compromiso de las autoridades marroquíes con el desarrollo del sector en el país, “con medidas efectivas para incentivar la industria turística”.

Por su parte, Meliá, propietaria de un hotel en Marrakech, cuenta con buenos resultados de cara a 2024. La cadena hotelera mallorquina, que busca nuevas oportunidades en el Reino, dice que estudia varios proyectos para seguir creciendo en el país , señala El País.

Esta fuerte presencia de grupos hoteleros españoles en Marruecos no sólo afecta a las grandes cadenas, sino también a grupos más pequeños como Inveravante, que posee cinco hoteles en Tánger y Casablanca, concluye el diario.